La información como arma para combatir el cáncer

La detección precoz del cáncer aumenta considerablemente las posibilidades de éxito de su tratamiento, así como su curación. Para ello, además de ser clave la labor del profesional médico, es necesaria que la población esté informada y formada en ciertos aspectos indiciarios de la enfermedad. La Asociación Española Contra el Cáncer advierte que existen “temores y creencias erróneas frecuentes respecto al cáncer, surgidas en la mayoría de las ocasiones por el desconocimiento existente de la enfermedad”.

Por increíble que parezca todavía hay personas que tienen miedo al contagio de esta enfermedad por contacto. Si bien esta afirmación es taxativamente errónea, lo cierto es que cuando se padecen ciertas enfermedades de tipo infeccioso provocadas por un virus como el sida o la hepatitis, sí que tienen un mayor riesgo de padecerla.

Father son ocean

La incidencia hereditaria del cáncer es limitada. Las familias con predisposición a padecerlo representan entre el  5 y el 10% total de cánceres.

Factores externos

No es verdad que no esté en nuestra mano evitar el cáncer. Entre el 75 y el 80% de los casos estos surgen por la acción de agentes externos que alteran nuestras células. Si tratamos de modificar hábitos diarios que los incluyan disminuiremos el riesgo de padecer cáncer.  En el gráfico inferior se muestran los factores carcinógenos o de riesgo para los cánceres con mayor incidencia en la población.

carflor-44

Además de esta prevención primaria, variando nuestras costumbres poco saludables, existe una prevención secundaria. Es decir, la agrupación de acciones dirigidas a detectar precozmente determinados tumores malignos, según unos parámetros de edad establecidos por la comunidad médica.

Mejora la tasa de curación

Gracias a estos dos factores preventivos más de la mitad de las personas con cáncer se curan y éste se puede llegar a convertir en una enfermedad crónica en la que los enfermos pueden tener una buena calidad de vida.

felicidad_0

Existen una serie de síntomas comunes a los pacientes con cáncer, aunque suelen aparecer cuando la enfermedad alcanza un estadío avanzado.  Debilidad, cansancio, pérdida de peso  o síntomas digestivos como diarreas o vómitos pueden ser manifestaciones de la enfermedad. Con todo, conviene no precipitarse y acudir al especialista para identificar la posible causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*