El Servicio de Ayuda a Domicilio hace ‘especiales’ a las personas dependientes: sus beneficios

Cuando por motivos laborales o de ocio hemos estado varios días sin aparecer por nuestra casa, volver a ella nos reconforta. Los pequeños detalles de la rutina diaria nos hacen sentirnos cómodos y dueños de nuestro espacio.  Es por ello que en el tratamiento y cuidados de las personas dependientes se debe exprimir hasta la última posibilidad la opción de atenderles en su propia casa.

Siempre que la afección que padezca el paciente lo permita, la asistencia en domicilio debe primar por varias razones:

La probabilidad de contraer enfermedades por la vía del contagio es mayor en las largas estancias de los hospitales. Aunque existen medios de higiene hospitalaria para evitar esta eventualidad, el riesgo es más alto. Una situación peligrosa, sobre todo,  para las personas mayores a las que los virus menores les afectan de un modo más fuerte.

manos-joven-mator-

Asimismo, este colectivo suele sufrir el síndrome confusional, es decir, desorientación permanente al nuevo entornos. Les ocurre por las noches con mayor frecuencia.  La gente más joven no está exenta de sufrirlo, aunque en menor medida.

El apoyo emocional de verse rodeado por la familia y amigos repercute en el estado de ánimo y autoestima del paciente, clave para la efectividad de su tratamiento. El programa de visitas en los centros residenciales y hospitales está encaminado a cumplir esta función pero por cuestión de operatividad no es lo prolongada que se requeriría.

Los servicios asistenciales cuentan con expertos altamente cualificados desde el punto de vista humano y profesional. Además cuentan con los medios adecuados para que una gran parte de las pruebas y tratamientos que requiere el paciente puedan ser llevados a cabo desde casa.

Este apoyo es fundamental para quien tiene a cargo a un enfermo en su domicilio. El cuidador necesita contar con un apoyo externo que le de confianza y le descarguen de responsabilidad para evitar daños psicológicos. Restar carga emocional al cuidador supondrá una mejora en la calidad de su atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*